sábado, 5 de junio de 2010

Frutas y Verduras | Que Adelgazan



La piña
se considera una fruta ácida y está incluida en muchos regímenes de adelgazamiento sano. 
Para bajar de peso se puede realizar la cura de la piña que consiste en consumir, durante 15 días, en el desayuno la cantidad que se desee de esta fruta y, también, se debe cocer las cáscaras durante 30 minutos en un litro de agua, dejar reposar y dividir el líquido en cinco porciones para tomar durante el día.

Pomelo
El pomelo posee importantes vitaminas, minerales, enzimas y otras sustancias necesarias para una buena nutrición. Entre sus principales virtudes están las de ser digestivo, diurético y activador de las funciones hepáticas.
Tomado en ayunas desintoxica y laxa el organismo; también ayuda a adelgazar, por ser diurético y rico en fibra, lo que ayuda a evitar el estreñimiento; depura el organismo y contiene solo 35 calorías por cada 100 gramos. Se recomienda consumirlo en ayunas o entre comidas. El tiempo para su digestión es de dos horas.

Rábanos
Los aceites esenciales de la pulpa de los rábanos poseen propiedades antisépticas naturales, desintoxican el hígado y los riñones, contienen grandes cantidades de vitamina C. Se consumen crudos, enteros, en rodajas o rallados; se pueden rallar y usar como condimento para sopas o conservas fermentadas al estilo oriental.  Combinado con otras frutas o verduras resultan convenientes para adelgazar.
Para ello, se debe licuar rábanos con apio y manzana y tomar una taza a diario especialmente por la mañana.   Igualmente, se puede tomar una taza de jugo de rábano licuado con el jugo de un limón.

Sandía 
Si su vicio es comer, se recomienda comer sandía; ya que es un excelente depurador, pues se puede comer hasta empacharse, ya que tan solo contiene 28 calorías por cada 100 gramos de peso y el 80 % de su volumen es agua. Se siente saciedad y se adelgaza rápido porque es diurética, además de mejorar el sistema renal. Es una fuente de ácido fólico, vitamina A, fósforo, magnesio y sobre todo potasio.
Para conservarla, lo mejor es tenerla a temperatura ambiente hasta que se vaya a comer; una vez abierta se debe consumir lo antes posible, pues se degenera rápidamente al contacto con el aire. 

Tamarillo (Tomate de árbol)
En frutoterapia se ha utilizado con excelentes resultados para bajar el contorno abdominal (adelgazar el estómago).
Para adelgazar, se prepara en un vaso grande de agua un tamarillo sin la piel y 3 rábanos rojos; se baten, se cuelan, no se endulza y se toma en ayunas durante 10 días, se descansa cinco días y se repite. No es conveniente para personas con la tensión arterial baja. Es importante coadyuvar el tratamiento no consumiendo queso en la noche.

Tomate
El tomate ha sido eliminado de la dieta de muchas personas por la gran cantidad de agroquímicos utilizados en su cultivo.   Por ello, es conveniente retirarle la piel y la semilla.
Para bajar de peso, se recomienda por la noche tomar zumo de tomate de guiso o aliño como única comida, sin endulzar, durante siete días. Descansar cinco días y repetir una sola vez otros siete días.
Otra alternativa sería tomar cuatro tomates; se les quita la piel, se baten en uno o dos vasos de agua y se toma sin colar y sin endulzar.

Uva
La uva se compone de un 80 % de agua y un 20 % de elementos sólidos; en su mayor parte es glucosa y celulosa, azúcares naturales de muy fácil asimilación.
Se consume fresca y en zumos, se utiliza para la elaboración y la producción de diferentes tipos de vinos. En ayunas la pulpa actúa como laxante suave, limpia y purifica el organismo.
Para adelgazar, se extrae el zumo de 12 uvas verdes, que se obtiene exprimiendo y colando un racimo de uvas maduras, mezclado con agua.   Es, además, una bebida refrescante, depurativa de la sangre, de los riñones y las enfermedades de las vías urinarias. La alcalinidad de la uva ayuda a eliminar las toxinas del organismo. Las sales minerales que contiene actúan como disolvente, son diuréticas y eliminadoras de toxinas y ácidos depositados en los tejidos
Sin embargo, no se debe comer más de la cantidad arriba mencionada al día. La uva debe comerse preferiblemente sola, y hemos de tener en cuenta de no combinarse con las frutas acidas y los alimentos grasos. No está indicada para los obesos con el hígado sensible y delicado, y tampoco en caso de tuberculosis, alergia o intolerancia a la uva. Hemos de tener cuidado cuando hay diarrea o disentería, y, en el caso de los diabéticos, su consumo debe ser cuidadoso y vigilado por un médico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada